sillas salvaescaleras

Las sillas salvaescaleras, obligatorias a partir de 2017

Que los edificios deben cumplir una normativa de accesibilidad no es algo nuevo. Todos deben estar adaptados para aquellas personas que cuentan con problemas de movilidad o tienen alguna discapacidad. El límite expira en 2017. Para entonces, todos los edificios deberán contar con sillas salvaescaleras, entre otros elementos que permitan a estas personas acceder a las zonas comunes. En el momento que cualquier persona discapacitada solicite a su comunidad la necesidad de su instalación, ésta deberá proceder.

Esta medida supone un gran avance dentro del mundo de las plataformas elevadoras, que conllevan gran cantidad de ventajas, ahora también dentro de la legalidad.

Ventajas de las sillas salvaescaleras

  • Mayor accesibilidad: Las personas en silla de ruedas tienen que hacer frente a numerosos obstáculos en su vida cotidiana. Este tipo de plataformas puede resolver muchos de sus problemas, permitiendo un mayor acceso a zonas donde, de otra manera, no sería posible llegar sin ayuda de otra persona.
  • Comodidad en la instalación: Otra de las grandes ventajas con las que cuentan este tipo de elementos, es la facilidad en su instalación. No se tarda más de un par de días en colocar la plataforma elevadora, por lo que aquellas personas que lo necesiten (ancianos o discapacitados) pueden disfrutarlo casi inmediatamente.
  • Pueden transportar a personas de diferente peso y altura: No importa si eres alto y si tu peso es elevado. Se trata de modelos preparados, con un robusto motor que facilita el desplazamiento con suavidad, con independencia de estos factores físicos.
  • Se pueden colocar en cualquier lugar: La gran facilidad en su instalación hace que se trate de elementos adaptables a cualquier situación. Podrás ubicarlos a la entrada del portal, en tu propia casa o donde sea más necesaria su utilización. Siempre que se respeten unas medidas no tendrás problema alguno.
  • Gran seguridad: Se trata de plataformas altamente testadas, que han pasado grandes controles de calidad para asegurar la seguridad del usuario. El porcentaje de accidentes es mínimo.
  • Menor precio que el de un elevador corriente: Otro de los grandes beneficios que encontrarás en la instalación de las plataformas salvaescaleras es el bajo coste respecto a otros elementos elevadores como un ascensor.  La diferencia es  tan grande que el ahorro podría rondar los 6.000 euros. Además, su utilidad para salvar cualquier barrera arquitectónica es total, por lo que es una solución altamente recomendada en materia de accesibilidad.
  • Se adaptan a todo tipo de entornos: Existen sillas salvaescaleras de diferentes tipos para hacer accesible cualquier punto del lugar.
  • De tramo recto: Se utilizan generalmente para superar desniveles como rampas y escaleras. Resultan muy útiles si dispones de poco espacio.
  • De tramo curvo: Siguen la misma línea de las empleadas para los tramos rectos, solo que se adaptan a aquellas escaleras que cuentan con recorridos curvos, tales como aquellas de caracol. Cuentan con un funcionamiento de baterías, de modo que pueden seguir funcionando en caso de avería eléctrica.
  • De tramo vertical: Están especialmente pensadas para aquellos recorridos donde se hace necesario superar un desnivel vertical. Requieren de un huevo para su instalación. Cuentan con gran variedad de diseños para facilitar el transporte al usuario, ya sea de pie o en silla de ruedas.

No  pierdas tiempo y apuesta por estos elementos para tu hogar o negocio.  Adelántate a la normativa. Sus ventajas están profundamente testadas.  Invertir en seguridad y accesibilidad siempre es algo positivo y, en Disel Estudio, somos expertos en ello. ¡Contáctanos y pide información sin ningún tipo de compromiso!

nosotros te llamamos

Los comentarios están deshabilitados.